Podemos usar lo que querramos, no existen normas inamovibles sobre qué, cómo y cuándo llevar ciertas…