Érase una vez por el viejo continente, una nobleza que vestía ornamentos por doquier, mangas volumétricas…