Finde LARGO: ¿a dónde te vas? Esta GUÍA es ideal para ser turista en tu propio país

Argentina es uno de los países más grandes del mundo y sus paisajes no tienen desperdicio.

¡Consejos & tendencias todas las semanas! Suscribite a nuestro newsletter haciendo click acá.

Esta guía describe tres destinos que invitan a adentrarse en las costumbres criollas y a descubrir los fascinantes y diversos paisajes de nuestro país.

MENDOZA

Con los Andes y los viñedos como escenario, Mendoza es la región vitivinícola argentina por excelencia.

Como productora de la mayoría de los vinos del país, se volvió uno de los puntos más fuertes de turismo de la Argentina, recibiendo miles de visitantes de todas partes del mundo.

Mendoza es un lugar especial para los fanáticos de la uva: la famosa Ruta del Vino es la opción turística más elegida de esta provincia.

Valle Grande, San Rafael.

Pero a aquellos que no se fanatizan con la cultura del vino, Mendoza también los sorprende con distintas propuestas.

Una caminata por el Cerro de la Gloria, el monumento que conmemora al Ejército Libertador en el Parque General San Martin, un paseo por la calle Arístides Villanueva, un helado en la tradicional heladería Ferruccio Soppelsa y una comida en el Restaurant Pan y Oliva son obligatorios.

Durante el tiempo de Vendimia – febrero, marzo y abril- la ciudad es sinónimo de festejo y de trabajo.

Siete Fuegos, Mendoza.

Familias enteras se trasladan para trabajar en los viñedos y entonces el recorrido se vuelve más interesante y completo ya que se pueden ver las bodegas en pleno funcionamiento.

La Fiesta Nacional de la Vendimia es una de las más antiguas e importantes de nuestro país y se festeja durante la primera semana de marzo.

Los festejos incluyen bailes, juegos de luces y espectáculos imperdibles.

Aparte de lo ya mencionado, Mendoza ofrece actividades para todos los gustos.

Para los deportistas y aventureros: rafting en el rio Tunuyán o rio Atuel, una cabalgata por el Cordón del Plata, trekking al Cerro San Pedro y Chorro de la Vieja y hacia el sur, canopy en Valle Grande en San Rafael.

Para la Ruta del Vino hay múltiples opciones de tours, lugares para hospedarse y medios de transporte que permiten que armes una rutina a gusto y piacere.

Cada una de las distintas bodegas, que se encuentran a minutos de la ciudad, ofrece una degustación distinta y especial.

Bodega Catena Zapata

Las que se destacan son la Bodega Ruca Malén y Catena Zapata en Luján de Cuyo, Bodega Salentein, Bodega La Azul y la remodelada Bodega Zuccardi con su restaurante Piedra Infinita en el Valle de Uco.

En cuanto a lo gastronómico, en esta región recomendamos dos lugares en los que van a disfrutar de una comida inolvidable.

Por un lado, el restaurante Siete Fuegos que queda ubicado en The Vines y, por el otro, la Posada del Jamón, un restaurant clásico cuya especialidad la indica su nombre.

SALTA

Viajar a Salta es sinónimo de viajar a lo más tradicional de nuestra cultura.

A través de su arquitectura, su gastronomía e historia se respira un aire bien criollo. Es cuando uno la visita que entiende por qué la llaman La Linda.

Salta Capital es el centro, con su famosa Plaza 9 de Julio y su Catedral.

La gastronomía típica.

El antiguo Cabildo, hoy convertido en museo, narra la historia colonial y revolucionaria argentina.

A pocos pasos, el clásico restaurant Doña Salta ofrece lo mejor de la comida regional.

Un paseo por la calle Balcarce es ideal para conocer el movimiento de la ciudad y, por qué no, disfrutar de una buena peña.

El Mercado Artesanal es imperdible: se encuentran los mejores ponchos, productos locales y artesanías.

El Tren de las Nubes, sin dudas el tren más famoso del país, abrió nuevamente sus puertas y tiene un recorrido que abarca distintas localidades y puntos turísticos, como la Quebrada del Toro.

Salta tiene un sinfín de lugares para conocer, pero en esta oportunidad me voy a centrar en tres: Cachi en el centro, Cafayate al sur e Iruya al norte.

Ciudad de Cachi.

Cachi es una pequeña ciudad del Valle Calchaquí.

Los Valles Calchaquíes son un sistema de valles y montañas en el noroeste argentino, destacados principalmente por la belleza y antigüedad de sus pueblos y por las formaciones rocosas rojizas tan características del paisaje.

Se la conoce a Cachi por sus casas de adobe y sus blancos edificios coloniales que remontan al pasado.

La Iglesia San José, una iglesia colonial española, el Parque Nacional Los Cardones y la famosa Recta del Tin Tin son sus lugares más emblemáticos.

Más al norte nos encontramos con Cafayate, una localidad salteña reconocida por sus viñedos y bodegas, dunas de arena y formaciones rocosas conocidas como Los Castillos.

La reserva natural Quebrada de las Conchas y su río son, sin duda, los protagonistas de esta localidad.

La Heladería Miranda no se queda atrás. Es un sueño hecho realidad para cualquier amante del vino.

Cafayate.

En cuanto a Iruya, una vez alguien me aseguró que era uno de los pueblos más lindos que había visitado, y sin duda tenía razón.

Este pueblo tiene una de las vistas panorámicas más lindas del norte.

Escondido entre cerros y rodeado de ríos, sus calles angostas y empedradas se pierden en medio de la naturaleza.

Iruya, Salta.

Está ubicado en la reserva de las Yungas, a poca distancia de la Quebrada de Humahuaca, Purmamarca y su cerro de los Siete Colores, Tilcara y las Salinas de Jujuy.

CATARATAS

Las Cataratas del Iguazú son una maravilla visual y acústica.

El arcoíris dibujado en el paisaje y la música del agua la transforman en uno de los espectáculos más lindos que ofrece la Argentina.

Ubicadas en el corazón del Parque Nacional Iguazú y en plena selva paranaense – un área de preservación de la naturaleza en la Provincia de Misiones – estos saltos de agua comprenden las ciudades de Puerto Iguazú (Argentina), Foz do Iguaçu (Brasil) y Presidente Franco (Paraguay).

Desde cada uno de estos puntos la vista es distinta y a su vez, complementaria.

El lado argentino aporta cercanía, y el lado brasilero una vista panorámica inigualable.

Se pueden hacer distintos paseos y visitar ambos lados, incluso disfrutar las cataratas desde adentro en un paseo en lancha (recomiendo desde el lado argentino, ya que está más cerca y se acerca más a la Garganta del Diablo).

Hay paseos exclusivos de luna llena que se realizan únicamente cinco noches al mes por el Parque Nacional Iguazú hasta la Garganta del Diablo.

Son realmente imperdibles.

Hotel Meliá, Iguazú.

Desde el Veranda Café del Hotel Grand Panoramic se puede disfrutar de un atardecer sobre el río en la triple frontera.

Por otra parte, el Hotel Meliá (recientemente remodelado y único dentro del Parque Nacional) tiene un bar que vale la pena conocer.

A pocos minutos se encuentran las Ruinas de San Ignacio, declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO e ideales para conocer la historia de las misiones jesuíticas en la región.

En Puerto Iguazú también se encuentra – ¡atención, viajeras! – el mejor Duty Free Shop de América, recientemente premiado como el mejor de las fronteras americanas.


APROVECHÁ LAS AEROLÍNEAS LOW COST

Las aerolíneas low cost ya son un hecho.

Viajar puede ser rápido, fácil y muy práctico. ¡Aprovechá estas alternativas para el próximo fin de semana largo!

Fly Bondi ofrece vuelos a muchas ciudades del interior por precios que arrancan desde los $499 por tramo.

Ojo: atención cuando compres el pasaje porque ningún tramo incluye las valijas, por lo tanto, hay que comprarlas aparte.

Conviene hacerlo online, porque en el aeropuerto sale un 50% más.

Podés viajar a Mendoza, Salta o Iguazú, de entre otras ciudades.

Buscá PASAJES y enterate de más haciendo click acá.

angie gandara
Share!

Facebook Comments

Loading...