La COMPRA inteligente del verano que vas a seguir usando durante el OTOÑO

Todo vuelve… Después de un par de años en que las faldas pasaron a segundo plano, es hora de volver a alternar nuestro vestuario entre faldas de distintos largos y tipos.

¡Consejos & tendencias todas las semanas! Suscribite a nuestro newsletter haciendo click acá.

La protagonista, nuevamente, es la pollera midi.

Este clásico de los años 50 fue parte del “New Look” de Christian Dior, redefiniendo el estilo post-guerra de la mujer.

Posteriormente, se abandonó con la revolución feminista, donde las mujeres buscaban la libre expresión.

La idea de mostrar mucha piel era símbolo de autonomía y de independencia de los hombres.

¿Quién se iba a imaginar que en el 2019 estas faldas nos seguirían dando de qué hablar al verlas en las calles y pasarelas?

 Es extraño que esto suceda cuando la mujer es más autosuficiente que nunca…

Tal vez, cuando la mujer se siente segura de sí misma y sabe que puede hacer lo que quiere, sin prejuicios, es el momento en el que se pone lo que realmente disfruta, sin necesariamente apoyar un prototipo social o ir en contra de una revolución.

Contrario a lo que muchos creían, en plena revolución de los 70 las mujeres no quisieron hacer caso a lo impuesto y, mientras buscaban hacer ruido, el sentimiento era que las faldas medias las callaban.

Así, no fue hasta el 2011 que estas faldas retornaron, porque la mujer se siente segura sin importar lo que lleve puesto, porque ya construyó su imagen independiente sin la necesidad de ser vinculada a una prenda y/o estilo.

Hoy podemos asociar la falda midi a una incipiente macro tendencia que apoya este nuevo entendimiento del género femenino: el “Soft Power”.

Esta es una tendencia minimalista que abraza pero no exagera la silueta femenina, dejando atrás la androginia.

Así, se da luz a la nueva silueta del 2019 donde el New Look de Dior se reinterpreta solidarizándose con el poder femenino y la correspondiente y necesaria comodidad para todos los días.

Pero, ¿qué es lo que tienen estas polleras midi que nos encanta?

La versatilidad es la seductora. Las podemos combinar con sandalias de taco, botas bajas y altas, tipo media o texanas, alpargatas, mules e incluso, con zapatillas.

El largo varía entre “debajo de la rodilla” y “sobre el tobillo”.

 Y, como si esto fuera poco, tenemos la posibilidad de usarla todo el año porque hoy en día las fabrican en todo tipo de forma y material (cuero, tafeta, seda, gasa, chiffon, encaje y muchos otros más).

Tanta variedad y oferta de faldas midi permite elegir y adaptar la tendencia a nuestros gustos y cuerpos, permitiendo incluirla a toda hora y en cualquier ocasión.

Un look que no puede faltar en este comienzo de otoño, si querés destacar tu silueta y curvas, es el traje monocromo de falda midi combinado con un blazer entallado en la cintura por un cinturón XXL y botas.

Para la oficina, elegila en algodón, lino o crepe, y para la noche en cuero, terciopelo o satén.

¡Las posibilidades son miles!

Share!

Facebook Comments

Loading...