#PAUSABeauty: ¿cómo balancear la PIEL GRASA?

La piel grasa es una de las preocupaciones clásicas de la cosmética. Si bien el brillo es tendencia y el look matte quedó atrás, cuando la secreción de sebo es excesiva, suele causar incomodidad.

Además, se vincula a la presencia de poros dilatados, puntos negros y acné.

El sebo es secretado a través de los poros por las glándulas sebáceas.

Su cantidad varía en las diferentes zonas del cuerpo, siendo más abundante en el cuero cabelludo, en la cara, en el pecho y en la espalda (¡donde suelen aparecer más granitos!).

Un dato interesante es que las palmas de las manos y las plantas de los pies no cuentan con glándulas sebáceas.

El sebo tiene varias funciones beneficiosas para la piel:

  • La vuelve impermeable
  • Mantiene el pH ácido (clave para la salud de la piel)
  • Tiene acción antimicrobiana, apoyando a la inmunidad
  • Fortalece la barrera de la piel, evitando la pérdida de agua trans-epidérmica (y, por lo tanto, ¡sumando hidratación!)
  • Previene daño y fotoenvejecimiento, gracias a que es rico en antioxidantes

Sin embargo, a pesar de todas estas funciones, como todo, en exceso es malo.

Ya sea por un aumento en su producción o por una alteración en su composición, puede ocasionar la aparición de condiciones como piel grasa, acné, poros dilatados y dermatitis seborreica.

Cuando aparecen estas condiciones, encontrar un tratamiento indicado suele ser un desafío, porque la secreción de sebo se ve aumentada por varios factores:

  • Las hormonas
  • El embarazo y la lactancia
  • Los alimentos altos en azúcar, los lácteos y el alcohol
  • La edad (entre los 15 y 35 años, y especialmente durante la adolescencia)
  • El clima húmedo y caluroso
  • El stress

Sin embargo, afortunadamente hay varias opciones terapéuticas que se pueden probar, tanto tópicas (para aplicar sobre la piel) como sistémicas (vía oral).

Dentro de las opciones tópicas se encuentran los productos con:

  • Retinoides (Retinol, Adapaleno, Tretinoína, etc.)
  • Niacinamida (que es otra forma de llamar a la Vitamina B3)
  • Gluconato de Zinc
  • Ácido Salicílico
  • Té verde
  • Aceite de Argán (que, a pesar de ser un aceite y de que sea contraintuitivo, ¡es sebo-regulador!)
  • Alfahidroxiacidos
  • L-carnitina

Dentro de los tratamientos sistémicos, se encuentran:

(-) Los Retinoides (Isotretinoína, más conocida como Roacutan®).

(-) La Espironolactona y los anticonceptivos orales combinados.

Vale aclarar que los tratamientos sistémicos (y algunos de los tópicos) deben ser recetados y controlados por tumédicotratante.

Por últimos, existen otras opciones de tratamiento no domiciliarias, como:

(-) El Botox®.

(-) Las terapias de luz y láser.

| Algunos tips |

  • Usar jabones agresivos solo promoverá un efecto rebote y la producción de ¡aún más sebo! Por eso, es fundamental que elijas un limpiador gentil con la piel (idealmente con tenso activo no iónico, libre de SLS y formulado a pH fisiológico, de 4 a 6).
  • Evitá los productos con fragancia y alcohol.
  • Evitá los scrubs, que pueden irritar tu piel.
  • Elegí productos que aclaren ser no comedogénicos.
  • Aunque no sientas que tu piel se reseca, recordá hidratarla a diario. Por la mañana, elegí una hidratante con protector solar.
  • Si te maquillás, elegí maquillaje a base de agua y no de aceite.
  • Durante el día, podés presionar tu rostro suavemente con toallitas de papel para absorber el exceso de sebo.

¡Visitá el perfil de Flor de THE CHEMIST LOOK! >>> @fjinchuk