Looks de OFICINA: Cómo vestirte para ir a trabajar | Ale Garcia

Una guía sencilla para vestirte todos los días


Vestirse para ir a trabajar, algo no tan sencillo y que más de una lo padece. Es ese momento que te parás frente al placard y decís ¿y ahora qué?

La cosa puede resultar sencilla si tenemos en claro cómo encarar el día que nos toca.

En invierno hay que tener en cuenta que en la calle hace frío y en la oficina, generalmente, hace calor. Entonces, lo que conviene es pensar en un buen abrigo que nos cubra de las bajas temperaturas y poder construir un look puertas adentro. La idea es no llenarse de prendas: es preferible vestir lo mínimo pero bien seleccionado. Siempre hay que tener una buena prenda debajo del sweater y no una camiseta impresentable.

Tener look con las elecciones que hagamos implica pensar con cuidado qué ponernos. Ya no estamos en la época que el vestido negro era la única opción. Hoy es mejor tener piezas que combinen entre sí a tener pocas y desconectadas. La idea es no parecer una secretaria ejecutiva, al traje tal cual lo conocimos (con pollera o pantalón) conviene aggiornarlo con prendas que le saquen rigidez, conviene desarmarlo, usar las partes por separado y ampliar las opciones. Si no te animás y querés usarlo como traje tal cual viene, agregale una prenda que lo desestructure, un buzo con estampa. Al traje de saco y pantalón no hay que llevarlo con stilettos, a veces las botinetas o los abotinados son lo ideal. Y si el día y la oportunidad lo ameritan, un par de zapatillas estilo vintage son ideales.

No abusar del casual friday. Que sea viernes no quiere decir que las zapatillas sean la única y mejor opción. Casual friday también quiere decir vestir un buzo de algodón, liso o estampado, con pantalones de cuero. El plus lo pueden dar los accesorios: un collar de piedras de colores, ballerinas combinadas o abotinados chatos metalizados. Ese mismo look, durante la semana cambia con un sweater y botinetas con taco.

 

TIPS

-Los detalles hacen la diferencia. La camisa suelta con el último botón prendido recuerda a los años 80´ si también le ponemos una vincha y un rodete flojo.

-El cinturón con piedras, tachas o chapones de metal corta la silueta en dos, tanto con un pantalón de vestir, como en un vestido camisero o una pollera plisada.

-Vestirse total black es una idea trillada pero efectiva; y la solución para aquellas mañanas que salimos apuradas. Jugar con las texturas: cuero, lana, denim.

-Una camisa blanca ilumina y refresca la cara y es la aliada perfecta para una pollera de cuero, un jean chupín o un pantacourt liso o rayado.

-Una polera negra debajo de una camisa oversize es siempre muy buena idea.

-La pollera plisada que nos acompaña desde hace tiempo, se renueva con un cárdigan rayado o Bariloche y una chaqueta militar.

-Las friolentas y las amantes de las camperas estilo Uniqlo pueden armar el look sacándole ese aire tan sport y llevarla con un vestido estampado, medias opacas y botas a la rodilla.

-Abajo del tapado, lo mejor es mostrar un equipo que llame la atención y donde jueguen las texturas y colores. Poder mezclar sin miedo lana, camisas con encaje y alguna prenda de cuero.

Animal print: está muy aceptado siempre y cuando no se conviertan en una come-hombres. Bajar la fuerza de la estampa animal con un tercer de color o directamente con negro.

 

Para el AFTER OFFICE

-Si ya sabés que hay after office, conviene usar durante el día una camisa de seda. Así le das lujo al look durante el día y a la salida le agregas accesorios que brillen.

-Sacarse el sweater y que aparezca la camisa con un top lencero debajo.

-Lo mismo puede ocurrir con el vestido camisero o el vestido remerón: en la oficina se lleva con sweater o remera de algodón por debajo. A la salida, dejar al aire los brazos y el escote.

-Una remera con escote en la espalda es siempre bienvenida. Durante el día estuvo escondido debajo del sweater oversize.

-Una opción diferente es el pantalón blanco: con camisa en la oficina y con top de lurex o lentejuelas para el trago después de las 18. ¿El abrigo? Cualquiera queda bien, al detalle lo dan los accesorios: botas de charol, metalizadas o stilettos con medias de red.

Pantalón blanco II: durante la oficina se lleva con polera o sweater finito, a la salida se lo levanta con el chaleco de lentejuelas del verano.


Si sos de usar vestido, te recomendamos los mejores modelos “aptos” oficina. Miralos haciendo click acá.

Más tendencias, tips y consejos haciendo click acá.


[mc4wp_4_form id=”7640″]

Share!
Loading...